como dejar de fumar ya

Seguro que tanto si eres fumador como si tienes alguien a tu alrededor que lo es te habrás preguntado en más de una ocasión cómo dejar de fumar y no morir en el intento. Aunque los hábitos de consumo de tabaco han cambiado y el número de fumadores sigue descendiendo todavía hay en España cerca de 50.000 personas que fallecen cada año por culpa del tabaco. Y lo peor no es eso, sino que el 12% de estas muertes se corresponden a fumadores pasivos. La verdad es que los datos asustan.

Pero hay un hilo de esperanza. Y es que la Seguridad Social financia dejar de fumar. Pero veamos a continuación algunos de los medicamentos que financia el Estado y los tratamientos a seguir.

Medicamentos para dejar de fumar financiados por la seguridad social

La vareniclina y el bupropión son los dos medicamentos que van a ser financiados por la Seguridad Social. En principio del que se podrán beneficiar hasta 70.000 personas que actualmente se encuentran con problemas de adicción. La medida, que ha entrado en vigor este mismo año 2.020, costará a las arcas públicas alrededor de 8 millones de euros durante el primer año.

La vareniclina (cuya marca comercial es Champix) es un medicamento capaz de bloquear los efectos de la nicotina sobre el cerebro. El tratamiento tiene una duración de 12 semanas (aunque es posible prolongarlo otras 12 semanas). Es necesario decidir un día durante la segunda semana en el que se dejara de fumar (entre el día 8 y el 14 de tratamiento), aunque también se puede dejar de fumar dentro de las cincos semanas siguientes después de iniciar el tratamiento.

Este medicamento se presenta en comprimidos de color blanco y azul. El tratamiento se inicia ingiriendo un comprimido de color blanco durante los tres días de la primera semana, posteriormente, del cuarto día al séptimo día (también de la primera semana), se deben tomar dos comprimidos blancos al día. A partir de la segunda semana (del octavo día) hasta el final del tratamiento se toman dos comprimidos azules al día. Los comprimidos blancos contienen una cantidad de 0`5 mg mientras que los azules contiene un dosis de 1 mg.

La eficacia de la vareniclina está fuera de dudas. Hasta un 40 % de las personas dejan de fumar a los 12 meses después del tratamiento. La característica principal de este medicamento es que pese a que se une a los receptores nicotínicos, no contiene nada de nicotina y se prescribe con receta médica. Al mismo tiempo, también actúa como antagonista en cuanto a la presencia de nicotina, evitando la unión de la nicotina. Se evita por tanto un aumento de la dopamina mesolímbica inducida por la propia nicotina.

Por su parte, el bupropión es en realidad un antidepresivo que interviene en las estructuras cerebrales y que lo hace justo en el lugar en el que se produce la adicción, disminuyendo la ansias de consumir tabaco y reduciendo el síndrome de abstinencia.

Al igual que la vareniclina se presenta en comprimidos. La duración del tratamiento es de 9 semanas, aunque el medicamento puede tomarse hasta 12 semanas e incluso durante más tiempo si el médico lo considera oportuno.

Durante la primera semana se debe tomar un comprimido de 150 mg al día. Durante la segunda semana es recomendable dejar de fumar y tomar dos comprimidos al día. En el caso de que no sea capaz de dejar de fumar después de las siete primeras semanas, el médico deberá aconsejar al paciente la interrupción del tratamiento y dejar de tomar gradualmente el medicamento.

Requisitos para dejar de fumar que debe cumplir el paciente

La Atención Primaria será la encargada de perfilar los profesionales médicos encargados de esta prestación. Y los requisitos son los siguientes:

  1. Se financiará a aquellos pacientes que estén incluidos en uno de los programas individuales o grupales, siempre que cumplan algunos requisitos establecidos.
  2. La prescripción de los medicamentos se realizará mediante receta electrónica y por el periodo de un mes (por un solo envase). Tras este mes inicial se valorará la efectividad que está teniendo el tratamiento y se decidirá si es necesario seguir con el mismo, emitiendo la siguiente receta en su caso. El médico es quien deberá de valorar la efectividad, evaluando el tratamiento y decidiendo si se emite o no una nueva receta.
  3. Es necesario que el paciente exprese la voluntad de dejar de fumar y que al menos haya intentado dejar de fumar una vez durante el último año.
  4. La existencia de un alto nivel de dependencia del tabaco y el hecho de que el paciente fume al menos diez cigarros al día serán los otros requisitos. En otras palabras el médico valorará que el paciente esté predispuesto a dejar el hábito de fumar para que la Seguridad Social financia este tipo de tratamiento.
  5. En cuanto al precio del tratamiento antitabaco, en el caso de la Vereniclina alcanza los 3,55 euros diarios mientras que el del bupropón será de 1,03 euros. Tan solo se financiará un intento anual por cada paciente.

Los profesionales sanitarios ya venían ofreciendo apoyo a pacientes con el fin de abandonar el hábito de fumar. La inclusión de estos medicamentos es por tanto un nueva herramienta de la que disponen estos profesionales y que se complementará a las que se venían utilizando en este campo.

Las cifras del tabaco en España

Y es que las cifras son alarmantes en el consumo de tabaco. La mayoría de fumadores se inician en este hábito antes de los 18 años. Casi la mitad de la población está expuesta de manera directa al humo del tabaco. Fumar sigue siendo un importante factor de riesgo en enfermedades como el cáncer y de carácter pulmonar y cardiovacular.

La verdad es que cada vez estamos más concienciados de los perjuicios que provoca el consumo de tabaco en nuestra salud. Pero también es verdad que aún existe una cierta aceptación en la sociedad de este hábito.

Un nuevo impulso para la lucha contra el tabaco

La Ley de medidas sanitarias frente al tabaquismo  de 2016 supuso una importante revolución en la lucha contra el tabaco en España. Por primera vez se prohibió fumar en algunos lugares públicos y privados. Hoy en día afortunadamente no nos imaginamos muchos de esos espacios con humos.

La nueva ministra en Sanidad, la Sra. María Luisa Carcedo, no especificó si el nuevo gobierno promulgará una nueva ley que la sustituya o bien la modificará. Lo que sí que anunció hace varios meses es que el Sistema Nacional de Salud va incluir por primera vez en la historia un medicamento para dejar de fumar. Esta medida, que hasta ahora solo se había llevado a la práctica en la comunidad de Navarra, supone un nuevo impulso en normativa antitabaco.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *