El estado de nuestra piel se ve afectado siempre por una gran cantidad de factores que actúan negativamente. El envejecimiento crónico y sobre todo la exposición prolongada a los rayos del sol están relacionados con la aparición de manchas en la piel. Aunque en ocasiones tan solo afecta al aspecto estético, en otras pueden llegar a convertirse en un grave problema de salud.

Antes de analizar los posibles tratamientos a aplicar es necesario detallar previamente las causas que provocan la aparición de manchas, así como los diversos tipos que existen;

¿Por qué salen manchas en la piel?

Las causas pueden tener diversos orígenes y ser consecuencia de diferentes circunstancias. Como ya hemos mencionado, la mayoría de las causas están íntimamente relacionados con la exposición continuada a la luz solar. Pero hay más. Entre las más importantes destacamos las siguientes;

  • Envejecimiento cronológico: el paso del tiempo no sólo supone la llegada de las temidas arrugas sino que afecta a la aparición de manchas oscuras en la piel. En estados como el climaterio o la menopausia es bastante común la llegada de las temidas manchas.
  • Fototipo bajo: se entiende por fototipo la capacidad de la piel para asimilar la luz solar. En las pieles blancas, de fototipo bajo, es más habitual la aparición de manchas que en las oscuras.
  • Tabaco: su consumo propicia el cáncer de piel, favoreciendo posibles brotes de manchas.
  • Embarazo: los cambios hormonales pueden ocasionar manchas alrededor de la boca, en las mejillas y en el rostro. En ocasiones, las manchas de piel en la cara pueden perdurar hasta después del embarazo.
  • Medicamentos fotosensibles: existen ciertos medicamentos que, unidos a la exposición al sol, pueden generar reacciones cutáneas.
  • Contaminación: recientes estudios han demostrado que existe relación entre la exposición a la contaminación y la aparición de manchas pigmentarias, principalmente en la cara.
  • Algunos trastornos hormonales como los ginecológicos, hipofisários, tiroideos o suprarrenales pueden ser causas de aparición de manchas en la piel. Así como también estados carenciales de vitaminas, hierro o proteínas.

Tipos de manchas en la piel

La melanina es el pigmento responsable del color de nuestra piel. En condiciones normales, su función es de protegernos de la radiación solar, evitando así quemaduras o consecuencias mayores como son las manchas que evolucionan en cáncer de piel. Las manchas en la piel son la consecuencia directa del funcionamiento y distribución descontrolada de las células responsables de la síntesis de la melanina, llamadas melanocitos.

A continuación, vamos a clasificar las diferentes clases de manchas según su localización, origen y aspecto:

  • Efélides: las pecas son consecuencia del aumento de la melanina en la propia epidermis. Son manchas marrones en la piel, pequeñas, de aspecto redondeado y no uniforme, que se manifiestan habitualmente en zonas donde hay mayor exposición a la luz solar como son la cara, brazos y cuello.
  • Nevus: los lunares se forman en el momento en el que las células pigmentadas crecen de manera agrupada. A diferencia de las pecas, los lunares pueden llegar a ser peligrosos, por lo que es aconsejable realizar una revisión dermatológica. Especialmente en aquellos casos que presentan ciertas características como la asimetría, los cambios de coloración, coloración no uniforme, bordes irregulares y crecimiento o cambios recientes.
  • Léntigo solar: la piel puede dañarse simplemente con la propia exposición crónica al sol como por quemaduras solares. En ocasiones pueden confundirse con las propias pecas. Es necesario una adecuada prevención con protectores solares.
  • Léntigo simple: también guardan cierta similitud con las pecas, al ser de color marrón. Es necesario acudir a un dermatólogo para que descarte posibles riesgos, sobre todo si reproducen con un gran tamaño o de manera irregular.
  • Melasma: se trata de manchas en el rostro simétricas y que afectan sobre todo a mujeres durante su embarazo. Se producen como consecuencia del aumento de la melanina en la dermis. También se le considera un efecto secundario de la toma de anticonceptivos orales. Se ha observado que la edad promedio de aparición es a partir de los 30 años, con un tiempo de evolución de ocho años. Las causas exactas que inducen la aparición del melasma no se conocen del todo, pero si que se sabe que es multifactorial; Predisposición genética, exposición al sol, influencia de las hormonas durante el embarazo y uso de contraceptivos orales en mujeres y en hombres el uso de finasterida, además también están implicados procesos inflamatorios de la piel.
  • Hiperpigmentación por fármacos: los medicamentos pueden llegar a ser causantes de la aparición de una hiperpigmentación de carácter secundario, suelen ser manchas rojas en la piel que aparecen en el mismo lugar y cada vez que se toman determinados fármacos como los siguientes; psoralenos, sulfonamidas, antidepresivos tricíclicos, diuréticos tiacídicos, antidiabéticos con sulfonilurea, tetraciclinas y edulcorantes artificiales entre otros.
  • Sustancias fotosensibilizantes: Suelen ser manchas provocadas por el contacto del sol con compuestos utilizados en perfumes, como es el bercapteno, presente en la bergamota, el limón o la naranja utilizada para la elaboración de aguas de colonia. Aparecen manchas rojas en las zonas donde se ha aplicado el perfume que evolucionan a manchas marrón parduzco.
  • Vitíligo: Son manchas blancas en la piel bien delimitadas, de distribución asimétrica y que se localizan principalmente en piernas, alrededor de ojos, boca y nariz. Se relaciona en ocasiones con trastornos tiroideos y su origen parace ser autoinmune.
  • Manchas rojas: Son manchas de origen vascular de distinto tamaño y forma.
  • Manchas postinflamatorias: Aparecen como consecuencia de agresiones o lesiones en la piel tal como la depilación en cera, el acné, los herpes, la dermatitis atópica y/o las quemaduras.

Tratamiento despigmentante

Antes de aplicar un tratamiento en concreto es necesario identificar previamente y con la mayor exactitud posible tanto el origen de la mancha como las características de la misma. Hay que partir de la base que no existe un único tratamiento posible sino que deber ser personalizado y seleccionado cuidadosamente. También hay que saber que los efectos de un tratamiento pueden ser visibles a largo plazo dado que los efectos no son inmediatos.

Una de las pautas a seguir y quizá la más importante es la de evitar la exposición continuada a la luz solar. Por ello, es aconsejable iniciar este tipo de tratamientos en los meses de otoño o invierno y utilizar un fotoprotector superior a treinta incluso en días nublados.

¿En qué consiste un tratamiento despigmentante?

Para poder entender mejor cual es la función de los diversos activos que hay en el mercado para reducir las manchas oscuras en la piel, es importante explicar como se sintetiza la melanina, pigmento responsable del color de nuestra piel.

Las células que sintetizan la melanina, denominadas melanocitos, están localizadas en el estrato basal de nuestra piel. Estas células contienen en su interior una sustancia llamada tirosina, que por la acción de una enzima catalítica llamada tirosinasa se transforma en un producto intermedio, la dopaquinona. Dicha sustancia puede transformarse por dos vías en los dos tipos de melanina, cuya combinación compleja dan lugar a la diversidad de color de la piel.

La eumelanina contiene pigmentos pardos y negros, proporcionando coloraciones oscuras. Mientras que la feomelanina contiene pigmentos rojos parduzcos responsables de la coloración clara de la piel.

La coloración del pelo y de la piel de cada individuo está determinada por la carga genética, la cual define la cantidad y la calidad de la melanina producida por el cuerpo. De este modo, es muy diferente entre razas. Asímismo, cabe destacar que la distribución de los melanocitos no es homogénea, de tal forma que hay mayor cantidad de melanocitos en rostro y área genital, mientras que es menor en tronco y extremidades. A medida que somos más mayores, los melanocitos disminuyen en cantidad.

Pues bien, una vez entendido el mecanismo de síntesis de la melanina, es más fácil entender cuales van a ser las líneas de investigación de sustancias que actúan en los diversos procesos que intervienen en la producción y el transporte de la melanina a las capas más superficiales de la piel (y que son responsables de las manchas oscuras cuando hay un desajuste en el ritmo normal de síntesis de la melanina).

Por tanto, las sustancias despigmentantes van a actuar por diversas vías para retrasar o evitar la formación descontrolada de melanina, reduciendo la intensidad, el tamaño y la cantidad de manchas:

  • Disminuyendo la actividad de los melanocitos.
  • Reduciendo la actividad de la tirosinasa.
  • Evitando la oxidación de los precursores de la melanina.
  • Acelerando el proceso de renovación celular.

A continuación vamos a comentar los activos comúnmente más utilizados solos o en combinación:

  1. Hidroquinona: Es el despigmentante comúnmente más utilizado. Se utiliza en concentraciones no superiores al 4% y por un periodo máximo de 3 meses. Su mecanismo de acción no está completamente definido puesto que es muy complejo, sin embargo, si que se sabe que es capaz de inhibir la enzima tirosinasa. Por tanto, disminuye la síntesis de melanina. Este efecto no es inmediato y es temporal, de tal forma que, cuando se interrumpe el tratamiento, la actividad de la tirosinasa se reanuda. No debe utilizarse durante periodos largos de tiempo porque puede producir manchas azules o negras sobretodo en zonas expuestas al sol. En cuanto al embarazo y la lactancia, no se disponen de datos sobre su seguridad, por lo que no debe utilizarse.
  2. Retinoides: Inhibe la producción de melanina. Es útil en manchas producidas por exposición prolongada al sol y en manchas postinflamatorias causadas por el acné. Suele ser bastante irritante, por lo que se aconseja empezar por concentraciones de ácido retinoico de 0,025 de forma intermitente por la noche e ir aumentado su frecuencia y su concentración hasta un 0,05%.
  3. Ácido Kójico: Se encuentra en concentraciones del 2% combinado con otros activos, pues su actividad como despigmentante solo es débil. Aunque es menos efectivo que la hidroquinona, la realidad es que es menos irritante. Por su actividad antimicrobiana, suele utilizarse en manchas producidas por acné.
  4. Corticoides: Tienen un leve efecto inhibidor de la tirosinasa, pero aprovechando su actividad antiinflamatoria, se utiliza en combinación con la hidroquinona para reducir sus efectos secundarios.
  5. Ácido azelaico: Al 20% es tan eficaz y seguro como la hidroquinona en hiperpigmentación postinflamatoria por lo que puede ser una alternativa en pacientes sensibles a la hidroquinona. Además, cabe destacar que no es fotosensible, de hecho, en muchas ocasiones se aconseja usar por la mañana y por la noche, utilizando otros activos despigmentantes para asegurar un tratamiento más efectivo.
  6. Ácido tranexánico: Es un activo que tradicionalmente se utiliza via oral como coagulante sanguíneo. Actua a nivel de la inhibición de la actividad de la plasmina. Se ha descubierto que la plasmina puede producir melanogénesis, siendo que su inactivación evita la síntesis de melanina. Además, de manera secundaria, actúa sobre la vascularización y sobre las manchas rojas. Via oral se administra habitualmente en dosis de 250 mg cada 12 horas durante un periodo mínimo de 2 meses y máximo de 6 meses. Como efecto secundario solo se ha encontrado ocasionalmente molestias gastrointestinales. Aunques es un medicamento seguro, es importante, con carácter previo al inicio del tratamiento, además de realizar un análisis de sangre para estudiar la coagulación, preguntar si el paciente tiene antecedentes familiares de evento tromboembólicos, infartos de miocardio o enfermedades cardiovasculares. Via tópica se encuentran formulas entre 2-5 % . Se ha visto que su eficacia en melasma es igual a la hidroquinona al 4%, administrada durante al menos 6 semanas y con un máximo de 12 semanas.
  7. Fórmula de Kligman: Combinación triple que incluye retinoides, corticoides e hidroquinona. Es una combinación más segura, efectiva y mejor tolerada.
  8. Activos con acción antioxidante: Combinaciones de vitamina C estable con otros antioxidantes como el Ácido ferúlico, la Phloretina y/o la vitamina E, potenciando la acción despigmentante frente a las reacciones oxidativas implicadas en la pigmentación.
  9. Fotoprotección: Es indispensable el uso de fotoprotección, ya que se considera que es uno de los factores más importante para la aparición y evolución de manchas. La radiación  estimula la melanogénesis por efecto directo sobre los melanocitos y por efecto indirecto sobre los queratinocitos y fibroblastos. Indicar que la luz visible puede inducir a la aparición de una pigmentación más oscura. Por tanto, debemos elegir filtros solares de amplio espectro.
  10. Alfahidroxiácidos: ácido glicólico, ácido láctico y otros ácidos frutales a distinta concentración se utilizan como tratamiento coadyuvante para hacer una exfoliación superficial y media. De este modo, ayuda a la penetración del resto de activos despigmentantes, acelerando y mejorando su actividad.

Recomendaciones

Para finalizar, solo nos queda daros unos breves consejos para evitar las manchas en la piel que podéis aplicar incluso más allá del verano. Prevenir la aparición de manchas en la piel es muy recomendable. Y con toda seguridad el mejor tratamiento de todos. La exposición excesiva a la luz solar es contraproducente. Es un riesgo para la salud.

  1. Utilizar cosméticos despigmentantes que no incluyan el factor de protección puesto que generalmente empeoran la cosmeticidad del producto. 
  2. Hay que evitar el uso de sustancias fotosensibilizantes sobre la piel, como por ejemplo, los perfumes aplicados sobre el cuello.
  3. Usar antioxidantes y fotoprotectores con factor alto durante todos los días, especialmente, aquellas personas que toman medicamentos que pueden producir hiperpigmentanción.
  4. Lavarse minuciosamente las manos después de aplicarse el despigmentante.
  5. No utilizar despigmentantes en heridas abiertas, piel eccematosa o en quemaduras.

Esperemos que este artículo os haya sido útil. Puede solicitarnos cualquier información o realizarnos cualquier consulta. Desde Farmacia Amparo Burgos evaluaremos su caso de manera personaliza. Estamos a vuestra disposición en la C/Alicante nº 11 de Puzo o bien en el teléfono 961 42 05 02 o en Whatsapp  648 11 75 37.

3 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *