Las enfermedades venosas son uno de los cuadros clínicos más comunes en los países industrializados. El 90% de la población adulta presenta síntomas como pesadez en las piernas o pinchazos y calambres en los miembros inferiores. Entre un 10 y un 50% la población adulta sufre varices en las piernas. La vida sedentaria, la obesidad o el aumento de la esperanza de vida son algunos de los factores que precipitan la aparición de esta enfermedad.

Para poder entender bien cual es su origen, como prevenir su aparición y como tratar y minimizar los síntomas de las varices es importante saber cómo funciona nuestro sistema venoso.

Sistema venoso

Las venas son las encargadas de llevar al corazón la sangre procedente de todos los órganos. El sistema venoso está formado por tres tipos de venas cuya clasificación está determinada por su localización y función dentro del sistema:

  1. Venas profundas: sus paredes son fuertes y están localizadas en los músculos y a lo largo de los huesos. Su papel es fundamental pues transportan más del 90% de la sangre de las piernas hacia el corazón. Los músculos, especialmente el de las pantorrillas, comprimen las venas como si se tratase de una bomba de propulsión con el fin de que la sangre ascienda y llegue al corazón.
  2. Venas superficiales: sus paredes son más finas y están localizadas en la capa grasa que se encuentra debajo de la piel. Debido a su localización, no tienen la capacidad de propulsar la sangre al corazón, pues no están entre los músculos.
  3. Venas perforantes: las venas superficiales desvían la sangre a las venas profundas a través de un sistema de interconexión constituido por una serie de venas denominadas perforantes.

Además de todo este entramado, es necesario tener en consideración la existencia de un sistema de válvulas de un solo sentido que son las responsables de evitar el retroceso de la sangre (como consecuencia del efecto de la gravedad), de tal forma que, si la fuerza de la gravedad intenta retroceder la sangre, las válvulas se cierran para evitar su retorno. En reposo absoluto, las válvulas venosas carecen de función, sin embargo, durante el esfuerzo abdominal y el trabajo muscular se pone en juego el papel de estas válvulas.

El bombeo de los músculos de los miembros inferiores son muy importantes, pues facilitan el retorno de la sangre venosa al corazón gracias a que la válvula venosa impide el retroceso. Ahora bien, si la válvula no funciona correctamente, los músculos inferiores por ellos mismos son incapaces de impedir la acumulación de sangre en las extremidades inferiores.

Etimología de la insuficiencia venosa

La insuficiencia venosa se produce cuando la contracción de los músculos que rodean a las venas es insuficiente o cuando las válvulas están alteradas y no pueden evitar por completo el retroceso de la sangre o cuando tiene lugar una obstrucción venosa.

Por tanto, cuando el sistema no funciona adecuadamente, el retorno venoso no se realiza correctamente. La consecuencia más inmediata es que se produce una acumulación de líquido en los miembros inferiores con aumento de presión venosa. Conocer la etimología es por tanto importante para saber como curar la insuficiencia venosa en las piernas.

Tipos de varices

Vemos a continuación qué tipos de varices existen según su etimología:

  1. Sin signos de enfermedad venosa.
  2. Arañas vasculares: son capilares minúsculos con paredes muy finas que se han agrandado. Se reconocen por su forma de araña. Se cree que su aparición se debe a factores hormonales por lo que aparecen con mayor frecuencia en mujeres, sobretodo durante el embarazo, puesto que la progesterona dilata las venas.
  3. Varices primarias o esenciales : no se conoce exactamente el origen, si bien lo más probable es que se deba a una debilidad de las paredes de las venas superficiales. Como consecuencia de ello, se dilatan y pierden elasticidad. Asímismo, las válvulas, debido a este ensanchamiento, no consiguen cerrarse correctamente, y por lo tanto, la sangre retrocede y genera una mayor dilatación de las venas. También es característico la insuficiencia valvular en las venas perforantes. En este tipo de varices el factor hereditario es determinante en el 97% de los casos.
  4. Varices postflebíticas o varices secundarias: se tratan de varices que aparecen fundamentalmente tras una trombosis. En este caso, se ven afectadas las venas superficiales, así como las perforantes y las profundas (tienen tendencia a la ulceración).

Síntomas de varices en las piernas

Generalmente los síntomas no son directamente proporcionales a la evolución ni a la dimensión de las varices. Es decir, una persona con varices de muchos años de evolución no tiene porqué tener síntomas significativos, mientras que otra persona con pocas varices puede tener síntomas mucho más relevantes.

Además de ser un problema antiestético, las varices suelen causar dolor, pesadez de piernas, edemas, prurito y calambres nocturnos. Pesadez de piernas y edema suelen ir acompañados y remiten reposando las piernas en alto. Estos síntomas son propios de cuando hay una insuficiencia venosa profunda. Respecto al prurito, en muchas ocasiones se confunde con sequedad extrema de la piel. El rascado produce erupción y complicaciones mayores.

¿Por qué salen las varices?

Algunos de los factores que son determinantes en la aparición de varices en las piernas y también en otras partes del cuerpo son los siguientes:

  1. El sexo: mujeres mayores de 50 años tienen más propensión a surgir insuficiencia venosa crónica.
  2. La edad: suelen aparecer con mayor frecuencia a partir de los 70 años.
  3. El peso: la obesidad es uno de los factores de riesgo más frecuente.
  4. Sedentarismo: la falta de ejercicio físico puede generar la aparición de varices.
  5. Tabaquismo. El tabaco es otro factor de riesgo, como para otras muchas enfermedades.
  6. Terapia anticonceptiva en edad temprana.
  7. Exposición constante a focos de calor.
  8. Embarazos y menopausia: las varices durante el embarazo suelen ser muy habituales.
  9. Intervenciones quirúrgicas de cadera, rodilla…
  10. Alteraciones en el sistema nervioso simpático cuya consecuencia es una alteración en la tonicidad de la pared de las venas.
  11. Postural: estar un periodo largo de tiempo sentada o de pie durante todos los días.
  12. Estatura: a mayor altura, mayor esfuerzo para bombear la sangre hacia el corazón lo que puede favorecer la aparición de varices.
  13. El factor hereditario.

Consejos para evitar las varices

Si ya sabemos cuales son las causas por las que aparecen las varices ahora veremos la otra parte. A continuación, vamos a exponer algunas medidas que nos ayudan a minimizar los síntomas y a saber como prevenir las varices:

  1. Durante el reposo nocturno, elevar las piernas hasta 15 centímetros.
  2. Evitar la obesidad. El sobrepeso es uno de nuestros grandes enemigos.
  3. En viajes largos utilizar medias de compresión.
  4. No permanecer largos periodos de tiempo sentado o de pie. En caso de estar mucho tiempo sentado se recomienda realizar paseos cortos cada dos horas.
  5. Durante el día elevar las piernas al menos 10 minutos y tres veces al día cada 8 horas.
  6. No usar prendas ajustadas como pantalones, fajas, botas… que pueden ejercer un efecto torniquete.
  7. Usar calzados cómodos, flexibles y que eleven hasta medio tacón.
  8. Mantener constantemente la piel de las piernas hidratada.
  9. No fumar.
  10. Evitar el estreñimiento.
  11. Hacer ejercicio controlado: andar sobre suelo o agua, practicar natación es altamente recomendable.
  12. En el momento de la ducha, echar un chorro de agua fría desde el pie hasta la cadera durante, al menos, 10 segundos en cada pierna. El agua fría para las varices es sin duda una buena opción.
  13. Evitar ambientes cálidos o focos de calor como saunas, exposición directa al sol, baños con agua caliente, calefacción por suelo radiante, depilación con cera caliente…
  14. Disminuir la sal, ya que retiene líquidos en el embarazo, todas las medidas preventivas deben de potenciarse puesto que hay cambios hormonales, aumento de peso, aumento de presión abdominal e incremento de volumen circulante.

El objetivo de todas estas recomendaciones es aumentar el tono muscular, facilitar el retorno venoso y saber como evitar las varices antes de su aparición.

Tratamiento para las varices

El mejor tratamiento de varices es fundamentalmente sintomático. Su objetivo es prevenir la agravación de la insuficiencia venosa y minimizar los síntomas que conlleva la evolución de la misma. Una vez las varices están instauradas, únicamente las medidas quirúrgicas pueden eliminarlas.

Terapia compresiva

La terapia compresiva puede clasificarse en tres tipos según el tipo de medida a adoptar;

  • Medias de compresión elástica: son medias que aplican un a presión decreciente desde el tobillo hasta rodilla o cintura. Esta presión se mantiene constante independientemente de la situación en reposo o actividad de paciente.
  • Medias de contención: son medias de compresión para varices que en reposo no ofrecen resistencia. En movimiento, su rigidez ejerce oposición a los músculos. La consecuencia inmediata es un aumento en la contracción muscular para afrontar esta oposición, lo que ayuda a la reducción del edema producido por la propia insuficiencia venosa.
  • Medias mixtas: son sistemas multicapa que combinan ambas medidas.

La adaptación de medias debe ser personalizada y debe de modificarse en función de la evolución del edema en el caso de que haya que tratarlo o del grado en el que se encuentre la enfermedad.

En cuanto a como se ponen las medias de las varices, estas deben colocarse al despertarse diariamente y de forma continuada. Es muy importante observar que no hagan arrugas ni torniquete. Es decir, la media debe estar muy bien adaptada para que cumpla su fin que es aumentar la presión de los tejidos y disminuir el tamaño de las venas.

Terapia farmacológica

Como hemos dicho anteriormente, el tratamiento farmacológico para varices en las piernas se limita a minimizar los síntomas. Principalmente se centra en disminuir la permeabilidad capilar, aumentar el tono de las paredes de las venas y evitar la inflamación del endotelio vascular.

  • Acción sobre el tono venoso: favorecen el retorno venoso por la acción constrictora que ejercen sobre las fibras musculares de las paredes de las venas (extracto de ruscus y dobesilato de calcio).
  • Acción antiinflamatoria sobre las válvulas y paredes venosas: su función es proteger la estructura de las válvulas y reducir el tamaño de las venas (troxerutina, diosmina, hesperidina).
  • Acción sobre los edemas: el exceso de permeabilidad vascular produce edema. La permeabilidad vascular está regulada por factores de crecimiento de endotelio vascular. Se ha observado que, pacientes con enfermedad vascular crónica, tienen elevados niveles de factores de crecimiento que producen una hiperpermeabilidad.

Activos como rutósidos, escina, extracto de ruscus, extracto de uva o dobesilato de calcio reducen este exceso de permeabilidad y previene de futuros edemas. Por otra parte; los diuréticos son eficaces para la reducción de los edemas ya instaurados.

Tratamiento quirúrgico

Aunque las varices pueden eliminarse o extirparse quirúrgicamente, solo sirven para aliviar los síntomas y eliminar problemas estéticos. En realidad, la cirugía de varices no sirve para eliminar definitivamente las varices.

  • Escleroterapia: se basa en obstruir una vena generando un coágulo sanguíneo. El tratamiento de escleroterapia para varices consiste en inyectar una sustancia que irrita y produce una trombosis venos superficial inofensiva. Es inofensiva porque el coágulo se transforma en una cicatriz y forma taponamiento en esa vena. Ahora bien, cabe señalar que en ocasiones el coágulo puede disolverse en vez de convertirse en una cicatriz y, por tanto, la obstrucción no tiene lugar. Por otra parte, cabe señalar, que normalmente aparecen otras venas varicosas. Actualmente, han mejorado esta técnica, de tal modo que, además de inyectar una sustancias para generar coágulo, utilizan unos vendajes especiales para reducir el tamaño del coágulo mediante la compresión del diámetro de la vena inyectada. Las ventajas de esta técnica es que no requiere anestesia, puedes hacer vida normal y pueden ir tratando las nuevas venas varicosas a medida que van apareciendo.
  • Terapia con láser: de momento, se usa con fines meramente estéticos. Consiste en aplicar una corriente continua de luz de alta intensidad para producir la coagulación de las pequeñas arañas vasculares de tamaño reducido. Los posibles efectos adversos son enrojecimiento y la pigmentación de la piel, por lo que hay que realizar los oportunos cuidados después de láser en varices.
  • Cirugía: en la intervención quirúrgica se trata de eliminar la mayor cantidad de venas, excepto la safena. La vena safena es la vena superficial más larga, se extiende desde el tobillo hasta la ingle y es muy útil en aquellos casos que se produce bloqueo en otros vasos sanguíneos. Esta es la principal razón por la que el cirujano, en la actualidad, intenta conservarla.

La técnica consiste en hacer dos incisiones, una en ingle y otra en tobillo, introduciendo un alambre de un extremo a otro y tirare para extraerla. Puesto que las venas superficiales intervienen en no más de un 10% en el retorno sanguíneo, no influye significativamente la extirpación de las mismas, pues el 90% del retorno depende del sistema venoso profundo.

Conclusiones

La insuficiencia venosa crónica afecta a más de un 50% de la población. Diversos factores agravan o precipitan la aparición de la enfermedad, mientras que los tratamientos que existen en la actualidad se centran principalmente en aliviar sus síntomas y prevenir posibles complicaciones, sin llegar a curar.

El exceso de información provoca en muchas ocasiones desinformación. Y es lo que ocurre con el tema de la fotoprotección. Muchas verdades a medias que provocan que el usuario final no sepa muy bien como actuar. Pero vayamos por partes. La primera gran verdad es que la luz del sol es importante. Pero ¿porqué es importante la luz solar para el ser humano? Pues sencillamente porque ayuda a gestionar los ritmos vitales, nos dice cuándo debemos estar despiertos y cuándo dormir. Parece obvio pero así es. Es esencial para regular nuestro ritmo. Y el descanso en las personas es fundamental, sobre todo si quieres estar guapa. Y el sol, además de regular los biorritmos ayuda al organismo a sintetizar la vitamina D.

Dicho esto vamos a dar respuesta sobre algunos mitos sobre protección solar que circulan de boca en boca y que parecen verdades sin discusión posible. Y no siempre es así. Algunas afirmaciones, otros mitos y sobre todo muchas medias verdades que se convierte en mentiras.

Pero respondamos ya a esos falsos mitos sobre fotoprotección que circulan por ahí de boca en boca y sin control.

Tomar el sol es bueno para los huesos

La respuesta es un sí, pero cuidado. La luz solar ayuda al cuerpo a absorber mejor la vitamina D que a su vez es buena para mantener los huesos fuertes. Claro que esta afirmación de que el sol es bueno para el cuerpo tiene sus limitaciones. Si nos pasamos tomando el sol tendremos más problemas que beneficios. Entonces ¿cuánto tiempo es recomendable tomar el sol? Para las zonas del cuerpo que normalmente llevamos descubiertas, es decir manos, brazos y cara, es suficiente con diez minutos en verano. En invierno tendríamos suficiente con media hora. Es cierto, que también hay que tener en cuenta la estación del año y la zona en la que vivimos.

Es malo tomar el sol a través del cristal

No es que sea malo. Simplemente que limitamos las bondades de la luz solar. Los cristales retienen la parte del espectro luminoso útil para la síntesis de vitamina D.

¿Los fotoprotectores resistentes al agua funcionan?

Seguramente te hayas preguntado si los fotoprotectores resistentes al agua no se pierden al bañarse. En realidad todos los fotoprotectores se pierden con el baño. Eso sí, las pérdidas son mínimas en algunos de ellos. Por ejemplo si es water resistant tiene una capacidad protectora tras 40 minutos de inmersión en el agua. Si es water proof tiene una capacidad protectora después de 80 minutos.

Pero deberíamos ser conscientes que existen más factores, además del agua, por la que la crema pueda perder su capacidad protectora: sudoración, el secado de la toalla, el roce con la ropa, la fricción con la arena,… Por ello se aconseja aplicar el protector solar cada 2 o 3 horas en la exposición prolongada.

Los fotoprotectores para niños sirven para adultos

Otra duda recurrente en muchos adultos. Seguramente en más de una ocasión se te haya olvidado tu fotoprotector o simplemente quieres ser práctica y llevar menos peso en la mochila. La única realidad es que los niños necesitan un fotoprotector específico. La piel del niño tiene unas características especiales que la hace más vulnerable frente al sol. El estrato córneo es más delgado en los niños. La melanogénesis la tienen menos desarrollada además de tener una defensa más limitada frente a radicales libres.

Si quieres saber cual es el mejor fotoprotector para niños deben contener preferentemente filtros físicos, evitando filtros químicos que puedan generar alergias por contacto.

En casos de necesidad se puede utilizar la crema solar infantil para adultos o viceversa. Eso sí hay que tener muy pero que muy en cuenta que la diferencia en la relación superficie/peso entre un niño y un adulto hace que un mismo producto, en un niño alcance concentraciones 3 veces superiores a las de un adulto, con el consecuente riesgo de alergia. Eso significa que deberías utilizar menos cantidad de crema fotoprotectora en el niño que en el adulto.

Los protectores solares caducan y pierden su eficacia

Suele ser muy habitual que al inicio del verano nos encontremos con alguna crema abierta del año anterior. Y nos surge la duda sobre la caducidad de las cremas solares. Para que el factor de protección siga siendo el correspondiente al indicado en el envase, una vez abierto no debe utilizarse la temporada siguiente. Hay que consultar el periodo de conservación del producto que viene indicado en el envase. Además, durante el verano, el fotoprotector se expone a condiciones extremas que pueden alterar la estabilidad del producto.

Para evitar la pérdida de eficacia de una crema solar se fabrican en tamaño adecuado para que sea consumido durante un periodo breve de tiempo. El problema es que nos ponemos menos cantidad de la que normalmente corresponde y, por tanto, en envase dura más de lo previsto.

Autobronceadores, opiniones

Capítulo a parte merecen las llamadas cremas autobronceadoras. En los últimos años se han puesto muy de moda. Su bajo precio y que estén al alcance de todos en grandes supermercados ha ayudado mucho. Pero realmente ¿son malos los autobronceadores? La respuesta es que no. No son malos. Pero tienen un problema, un gran problema, y es que no nos protegen de la radiación UV. Simplemente colorean las capas superiores de la piel debido a la acción de la DHA. Y hay que recordar que proteger la piel en verano es fundamental. Evitaremos males mayores.

El bronceado por lámparas UVA, ¿bueno o malo?

Ocurre exactamente lo mismo que con los autobronceadores. No es que sean buenas o malas, es que no nos van a proteger del sol. También puede ocurrir que al vernos morenas o morenos creamos que ya no necesitamos ponernos cremas bronceadoras.

¿Qué protector solar pueden usar las embarazadas?

Lo que debes saber es que los fotoprotectores están contraindicados en embarazadas. Las mujeres embarazadas deben extremar la protección frente al sol para evitar quemaduras solares y cloasma. Pero en caso de que quieran tomar un poco el sol ¿qué protector solar pueden usar las embarazadas? Es posible que el fotoprotector contenga antioxidantes como la vitamina A que actúan bloqueando radicales libres y reparando el daño celular. Eso ha llevado a confusiones con la vitamina A ácida que sí está contraindicada en el embarazo.

La mascarilla quirúrgica protege del sol

Las mascarillas quirúrgicas evitan durante un periodo corto de tiempo la propagación del virus si lo tenemos, pero no protege de forma eficaz si alguien cerca de nosotros con coronavirus tose o estornuda. Estas mascarillas están compuestas por tres capas, la de dentro y la de fuera son de poliéster y la central de polipropileno. Y dicho sea de paso no se ha demostrado que sean eficaces para proteger a nuestra piel frente a la radiación solar.

En el mercado hay una prenda de ropa que cubre el rostro usada por deportista de montaña y otras prácticas al aire libre que están diseñadas para proteger frente la radiación solar pero que, por el contrario, no hay estudios que demuestren que protege ni evita la propagación del coronavirus.

Por tanto, debemos proteger nuestra piel del rostro con el fotoprotector para evitar quemaduras y prevenir consecuencias de mayor gravedad a largo plazo.

Estar moreno es sinónimo de salud

Estar bronceado no es sinónimo de salud si no más bien todo lo contrario. La piel tiene un mecanismo de defensa que evita que se queme a través de los melanocitos. Estas células son las responsables de pigmentar la piel frente a la exposición continuada al sol y así, evitar que se queme. La quemadura solar es el paso que precede al cáncer de piel que cada día tiene más incidencia en nuestra sociedad.

El protector solar hay que ponerlo media hora antes de la exposición

Otra gran mentira. El protector solar es efectivo desde el momento que se aplica sobre la piel en la cantidad suficiente. Ahora bien, alcanza su máxima actividad a partir de los diez minutos de su aplicación. Se aconseja poner antes de salir de casa, volver a aplicar una vez llegamos y volver a poner cada dos horas y/o cada vez que salimos del agua.

Dicho todo esto también recomendamos que leas este completo artículo sobre protección solar con el que evitarás cualquier duda al respecto. Ahora cada vez que escuches alguna de estas frases podrás discutir con argumentos todos los mitos sobre protección solar que circulan por ahí.

¿Porqué hablar de alopecia? Pues sencillamente porque aunque pueda parecer increíble es la consulta más frecuente que se realiza en la farmacia. Y no es de extrañar. De hecho, el cabello refleja nuestro estado de salud. Nos informa sobre cómo estamos, de nuestro estado físico y emocional.

Características del cabello

Antes de entrar de lleno sobre qué es la alopecia debemos entender algunos conceptos básicos del cabello para aplicar los mejores tratamientos después. Para empezar tenemos que descifrar cual es el ciclo de vida del cabello:

  • Fase anágena o de crecimiento ( 3 -7 años). Es el estado en el que se encuentra el 85% de los cabellos del cuero cabelludo .
  • Fase catágena o de reposo ( 2- 4 semanas). El estado en el que se encuentra el 1% de los cabellos.
  • Fase telógena o de caída (2-4 meses ). En el que se encuentra el 1% de los cabello,. En este estado es cuando se desprende.

Asimismo debemos conocer cuales son los componentes químicos del cabello humano:

  • Lípidos: presentes en la estructura química del cabello están formados por triglicéridos, ceras, fosfolípidos, colesterol, escualeno y ácidos grasos libres.
  • Agua.
  • Oligoelementos: se encuentra en las células y son imprescindibles para el desarrollo normal del metabolismo.
  • Proteínas: principalmente la queratina.
  • Melanina: es el responsable del pigmento y del color del cabello. Aunque no juega un papel primordial resulta interesante saber cómo teñirse el pelo y sin dañarlo.

Ahora ya conocemos mejor cómo es y cómo se comporta el cabello. Hay que tener muy en cuenta que la pérdida normal de cabello por día se sitúa entre 50 a 100 pelos. Y el desajuste entre la fase de crecimiento y la fase de caída es lo que provoca la alopecia.

Tipos de caída del cabello

Veamos ahora por qué se cae el pelo. Una vez identifiquemos la causa, será más fácil elegir el mejor tratamiento. En primer lugar puede ser por causas externas. En estos casos los cambios de estación tienen su influencia mientras que también puede venir por agentes químicos o mecánicos.

La toma de medicamentos también puede influir negativamente. Los tratamientos de quimioterapia, los anticonceptivos, los citostáticos o lo anti tiroides pueden causar la pérdida de cabello. Por causas hormonales también se puede producir la caída de pelo (androgénica masculina, androgénica femenina, postparto o climaterio).

Mención a parte merece la conocida como alopecia areata. Se trata de una enfermedad de origen multifactorial y que puede causar la pérdida de cabello localizada. A menudo contiene un factor genético.

Tratamientos para la caída del cabello

Por suerte, en la actualidad existen muchos tratamientos para combatir la caída del cabello. En estos casos hay que tener claro que un mal diagnóstico del problema o una tratamiento erróneo puede provocar el agravamiento del problema. Envíanos tu consulta y te asesoraremos gratuitamente. Pero veamos los diferentes tratamientos que existen en la actuadidad:

1. Estimulantes de la circulación sanguínea

Una forma de evitar la caída del cabello es estimular la circulación de la sangre. Y para ello tenemos el minoxidil y sus derivados. En principio era una medicación que se utilizaba para tratar la hipertensión por vía oral pero se observó que secundariamente era capaz de estimular el crecimiento del cabello y frenar su caída. Como tratamiento anticaída se utiliza vía tópica en diluciones del 2% y del 5%. Cabe señalar que está comprobado que funciona mejor es personas jóvenes que en adultas.

2. Fármacos antiandrogénicos

El más utilizado es el finasterida, un antiandrogénico utilizado para la hiperplasia de próstata en dosis de 5 mg. En el caso de alopecia androgénica se ha comprobado que a dosis de 1 mg consigue frenar la caída de cabello en toma por vía oral. Otro antiandrogénico que últimamente ha entrado con fuerza como nuevo tratamiento anticaída es la dutosterida. Este fármaco ha demostrado ser más efectivo que la finasterida en alopecias difusas o de predominio frontal. Ambos actúan sobre la 5 alfa reductasa, inhibiendo la caída. Sino sabes qué es la 5 alfa reductasa aquí se explica detenidamente. Además de vía oral existen tratamientos tópicos en loción o práctica médica como la microinyección. Vía oral y vía tópica puede actuar conjuntamente.

Otros fármacos antiandrogénicos que actúan evitando el proceso de afinamiento de los folículos pilosos son el acetato de ciproterona, la espironolactona o la bicalutamida.

3. Nutrientes para el cabello

Un remedio natural para la caída del cabello es acudir a sustancias nutritivas que suplementan los déficits de determinados elementos esenciales para la salud del cabello:

  • Vitamina H o biotina. Actúa como calmante en la raíz y ayuda a regenerar la fibra capilar. Y por ello favorece el crecimiento del pelo.
  • Hidrolizados de proteínas: la queratina es la más conocida. La cistina y metionina son aminoácidos azufrados que intervienen en síntesis de queratina y proteínas asociadas y actúan como antioxidantes.
  • Inhibidores de la 5 alfa reductasa. Regulan los niveles de hormonas androgénicas que en exceso provocan la pérdida de pelo. Y actúa como antioxidante y protector del cuero cabelludo.
  • Antiradicales libres: Vitamina E.
  • Oligoelementos: Zinc, Selenio y Cobre.

En nuestra contamos con expertos en nutrición que pueden asesorarte y encuentres los mejores nutrientes para el pelo.

Consejos para mantener un cabello sano

Hay que tener muy presente que tener un pelo sano es fundamental. Es la mejor forma de prevenir la caída del pelo. Cada cabello está en una fase del ciclo de vida y, por tanto, no hay un ritmo homogéneo. Es más, la caída de entre 80 a 100 cabellos al día es normal.

Hay enfermedades sistémicas que provocan alopecia y, que por tanto, deberán tener un tratamiento acorde y específico a la enfermedad. Pero sobre todo hay que estudiar la causa de la caída del cabello para poder tratarlo con el producto o combinación más adecuada. Cualquier error en esta fase puede llevar al traste un tratamiento exitoso.

La recuperación al ciclo normal de vida es lento y, por tanto, hay que ser muy constante con los tratamientos. Es importante tener una alimentación sana y hábitos de vida saludables para mantener la integridad tanto del cuero cabelludo como de la fibra capilar.

La alopecia femenina también suele tener su propia idiosincracia. Los niveles de hierro en el caso de la mujer es causa frecuente de caída de cabello. Pero la alopecia en mujeres también puede tener otros problemas añadidos. Algunas prácticas puede dañarlo. Por ejemplo después de lavar el cabello se debe utilizar el secador a temperatura baja. Debe evitarse fuentes de calor agresivas como planchas. No utilizar productos químicos agresivos es muy recomendable. El cuero cabelludo es una prolongación de la piel del rostro y debemos mantener su integridad para que en el esté bien anclado el bulbo piloso. Evitar llevar coleta o moño apretado que mantenga en tensión el pelo también puede ayudar.

El objetivo de la fotoprotección es el de prevenir el daño que ocurre en nuestra piel como consecuencia de la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Este aspecto cada vez es más importante ya que la incidencia del cáncer de piel sigue aumentando cada año. Asimismo, hoy también se sabe que el 80% del envejecimiento prematuro de la piel está asociado a la exposición crónica a la radiación tanto UVB como UVA.

Ambos tipos de radiación pueden afectar tanto a nuestro ADN como a las células de nuestra piel. Por ello, una fotoprotección diaria que contemple el uso de fotoprotectores frente a la radiación UVB y UVA es fundamental. Y sobre todo si queremos prevenir la aparición de manchas en la piel.

¿Cómo podemos identificar la protección frente a la radiación UV-B y UV-A en un fotoprotector?

Radiación UV-B y el Factor de Protección Solar

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando se habla del Factor de Protección Solar (FPS), es que es uno de los parámetros que determina la eficacia de un fotoprotector para proteger frente al eritema, pero OJO, la fotoprotección no sólo nos protege del eritema. El FPS nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura, por lo que nos dará información principalmente sobre la protección frente a radiación UVB.

Para calcularlo, se determina (en piel sin proteger y piel protegida con un fotoprotector) la dosis eritemática mínima (DEM), que representa la dosis menor de radiación ultravioleta capaz de producir el primer enrojecimiento perceptible. Por tanto, el FPS se define como el cociente entre dosis eritemática mínima de la piel protegida con un fotoprotector y dosis eritemática de la piel sin proteger.

La evaluación del FPS para un mismo producto muestra una variabilidad cuando se evalúa en diferentes laboratorios de investigación. Factores como la fuente de radiación utilizada, la evaluación visual del eritema, la aplicación uniforme del producto y su forma galénica, así como la tipología del individuo y la experiencia del evaluador juegan un papel en esta variabilidad.

El nivel de protección se divide en diferentes categorías: protección baja (entre 6-10), media (entre 15-25), alta (entre 30-50) y muy alta (> 50+). Dependiendo del nivel de FPS la protección podría durar varias horas. Sin embargo, es fundamental aplicar una cantidad de 2mg/cm2 entre 15 y 30 minutos antes de la exposición solar y reaplicar con frecuencia el fotoprotector, especialmente si transpiramos, nos bañamos o secamos, esta reaplicación debe ser al menos cada 2 horas (2mg/cm2) ya que la mayoría de las veces las personas no se aplican la cantidad adecuada de producto.

El FPS más adecuado varía en función del fototipo de piel (I-VI) y del índice ultravioleta (UVI).

El índice ultravioleta (UVI) es la estimación máxima de radiación UVB al mediodía, clasificándose en:

  • Radiación UV baja (<2).
  • Media (3-5), alta (6-7).
  • Muy alta (8-10).
  • Extrema (>11).

El UVI se ve modificado en función de la altitud, nubosidad, latitud, índice de reflexión del suelo, estación del año, mes y día de la exposición solar.

La tabla muestra el FPS recomendable según el fototipo y UVI*.

La importancia de la fotoprotección 1

*Recomendaciones orientativas para población general (determinados perfiles de personas deben evitar o limitar  la exposición solar)

Por ejemplo, una persona de piel clara (fototipo II) que se expone a las 12:00 h de la mañana del mes de junio, estando a nivel del mar y donde el UVI fuera 6, sería recomendable la aplicación de un fotoprotector con SPF 50 y reaplicarlo cada 2 horas.

Radiación UV-A y protección frente al fotoenvejecimiento

Es importante señalar, que la radiación UVA está presente a lo largo de todo el año y que sus efectos en la piel se suelen expresar como manchas (hiperpigmentaciones) o como otros signos de fotoenvejecimiento como las arrugas o la flacidez. Además, estos signos son especialmente visibles en áreas específicas del cuerpo, como lo es la cara, las manos o el área del escote, ya que son áreas que tienen una mayor exposición a la radiación UV a lo largo del año.

Por ello, es recomendable una fotoprotección diaria (particularmente en la cara) durante los 365 días del año, y que además de protección UV-B, incluya protección frente a la radiación UVA. Por lo anterior, es importante que busques el signo UVA en el envase al elegir tu fotoprotector, sólo así podrás asegurar la protección de tu piel frente a los UVA.

Este signo estará incluido en el envase siempre y cuando el fotoprotector tenga una protección frente a los UVA de al menos un tercio de protección UVB declarado (según las recomendaciones de la Comisión Europea, Septiembre 2006).

Por ejemplo, un fotoprotector que tenga en su etiquetado un FPS de 30, si además el etiquetado también incluye protección frente a UVA, se entendería que dicho fotoprotector tendría un factor de protección UVA como mínimo de 10.

Luz azul y efectos sobre la piel

Como un punto adicional, señalar que cada vez existe más información en relación con los efectos de la luz azul en la piel. La luz solar también es la principal fuente de luz azul, y estar al aire libre es la forma en que nos vemos expuestos a ella. No obstante, también hay otras fuentes artificiales de luz azul (lámparas LED, televisores de pantalla plana, entre otros).

En los últimos años, diversos estudios clínicos han demostrado que la luz azul (que es el espectro de la luz visible que más se acerca a la radiación UV) a dosis importantes, causa manchas (hiperpigmentaciones) en la piel. Sin embargo, este efecto solo se ha observado en pieles más morenas (es decir, en fototipos iguales o superiores a III, según la escala llamada Fitzpatrick).

Comparado con las manchas ocasionadas por la radiación UV, la luz azul genera unas manchas más duraderas en el tiempo y por un mecanismo diferente. La relevancia de este descubrimiento ha llevado a que algunos fotoprotectores ya presenten protección frente a la luz azul.

En conclusión

Una exposición prolongada y sin la protección adecuada puede generar daños en la piel tanto a corto (quemaduras) como a largo plazo (fotoenvejecimiento o cáncer de piel). Es por eso que el uso de una fotoprotección diaria y continua es un elemento clave para poder disfrutar de los efectos positivos del sol durante todo el año y prevenir, al mismo tiempo, el daño solar en nuestra piel. Además, hay que recordar la importancia de evitar la exposición solar en las horas centrales del día, así como el uso de medidas físicas de protección (ropa adecuada, sombreros de ala ancha o gorros, gafas de sol) de manera conjunta.

Recordar, es muy importante utilizar un fotoprotector solar adecuado según las características individuales y las circunstancias de cada momento.

La situación que estamos viviendo a raíz del coronavirus ha generado un cambio profundo en la manera en la que vivimos. Y en este sentido, conciliar el sueño en cuarentena es a veces complicado. Este cambio forzoso en nuestro estilo de vida ha generado en muchas personas problemas relacionados con el insomnio y la ansiedad, dos trastornos que se encuentran íntimamente relacionados. Leer más

Después de más de 20 días de confinamiento, seguramente tus canas y el tono natural de tu cabello estarán resurgiendo progresivamente en el día a día. En este post vamos a tratar de algunos aspectos sobre cómo teñirse el pelo en casa dando unas pequeñas indicaciones importantes como elegir el tinte adecuado como consejos sobre su aplicación, duración y algunas otras curiosidades que te resultarán muy útiles. Leer más

Reducir la ansiedad de forma natural en estos momentos puede ser una forma de llevar mejor el aislamiento. La irrupción del famoso coronavirus nos ha cogido a todos por sorpresa, por no utilizar otros calificativos más contundentes para describir la situación actual. Leer más

El envejecimiento, además de por motivos genéticos y por nuestro propio metabolismo (envejecimiento intrínseco), está producido por la exposición a factores ambientales que nos agreden a diario (envejecimiento extrínseco), entre los que destaca la exposición a la radiación solar, sin olvidar otros agentes como la contaminación, el tabaco, etc. Leer más

Existen una gran cantidad de factores que actúan negativamente en el estado de nuestra piel. El envejecimiento crónico y sobre todo la exposición prolongada a los rayos del sol están relacionados con la aparición de manchas en la piel. Aunque en ocasiones tan solo afecta al aspecto estético, en otras pueden llegar a convertirse en un problema de salud. Leer más

Sentirse guapa y atractiva es siempre importante. El trabajo, la casa, comidas familiares, de empresa, salidas de compras… La vorágine puede causar estragos en nuestro organismo. Y sobre todo en nuestra piel. Recuerda que el estrés es uno de los principales enemigos para la piel. Por tanto, vamos a repasar los mejores consejos de belleza que pueden sernos de gran ayuda. Leer más