¿Porqué hablar de alopecia? Pues sencillamente porque aunque pueda parecer increíble es la consulta más frecuente que se realiza en la farmacia. Y no es de extrañar. De hecho, el cabello refleja nuestro estado de salud. Nos informa sobre cómo estamos, de nuestro estado físico y emocional.

Características del cabello

Antes de entrar de lleno sobre qué es la alopecia debemos entender algunos conceptos básicos del cabello para aplicar los mejores tratamientos después. Para empezar tenemos que descifrar cual es el ciclo de vida del cabello:

  • Fase anágena o de crecimiento ( 3 -7 años). Es el estado en el que se encuentra el 85% de los cabellos del cuero cabelludo .
  • Fase catágena o de reposo ( 2- 4 semanas). El estado en el que se encuentra el 1% de los cabellos.
  • Fase telógena o de caída (2-4 meses ). En el que se encuentra el 1% de los cabello,. En este estado es cuando se desprende.

Asimismo debemos conocer cuales son los componentes químicos del cabello humano:

  • Lípidos: presentes en la estructura química del cabello están formados por triglicéridos, ceras, fosfolípidos, colesterol, escualeno y ácidos grasos libres.
  • Agua.
  • Oligoelementos: se encuentra en las células y son imprescindibles para el desarrollo normal del metabolismo.
  • Proteínas: principalmente la queratina.
  • Melanina: es el responsable del pigmento y del color del cabello. Aunque no juega un papel primordial resulta interesante saber cómo teñirse el pelo y sin dañarlo.

Ahora ya conocemos mejor cómo es y cómo se comporta el cabello. Hay que tener muy en cuenta que la pérdida normal de cabello por día se sitúa entre 50 a 100 pelos. Y el desajuste entre la fase de crecimiento y la fase de caída es lo que provoca la alopecia.

Tipos de caída del cabello

Veamos ahora por qué se cae el pelo. Una vez identifiquemos la causa, será más fácil elegir el mejor tratamiento. En primer lugar puede ser por causas externas. En estos casos los cambios de estación tienen su influencia mientras que también puede venir por agentes químicos o mecánicos.

La toma de medicamentos también puede influir negativamente. Los tratamientos de quimioterapia, los anticonceptivos, los citostáticos o lo anti tiroides pueden causar la pérdida de cabello. Por causas hormonales también se puede producir la caída de pelo (androgénica masculina, androgénica femenina, postparto o climaterio).

Mención a parte merece la conocida como alopecia areata. Se trata de una enfermedad de origen multifactorial y que puede causar la pérdida de cabello localizada. A menudo contiene un factor genético.

Tratamientos para la caída del cabello

Por suerte, en la actualidad existen muchos tratamientos para combatir la caída del cabello. En estos casos hay que tener claro que un mal diagnóstico del problema o una tratamiento erróneo puede provocar el agravamiento del problema. Envíanos tu consulta y te asesoraremos gratuitamente. Pero veamos los diferentes tratamientos que existen en la actuadidad:

1. Estimulantes de la circulación sanguínea

Una forma de evitar la caída del cabello es estimular la circulación de la sangre. Y para ello tenemos el minoxidil y sus derivados. En principio era una medicación que se utilizaba para tratar la hipertensión por vía oral pero se observó que secundariamente era capaz de estimular el crecimiento del cabello y frenar su caída. Como tratamiento anticaída se utiliza vía tópica en diluciones del 2% y del 5%. Cabe señalar que está comprobado que funciona mejor es personas jóvenes que en adultas.

2. Fármacos antiandrogénicos

El más utilizado es el finasterida, un antiandrogénico utilizado para la hiperplasia de próstata en dosis de 5 mg. En el caso de alopecia androgénica se ha comprobado que a dosis de 1 mg consigue frenar la caída de cabello en toma por vía oral. Otro antiandrogénico que últimamente ha entrado con fuerza como nuevo tratamiento anticaída es la dutosterida. Este fármaco ha demostrado ser más efectivo que la finasterida en alopecias difusas o de predominio frontal. Ambos actúan sobre la 5 alfa reductasa, inhibiendo la caída. Sino sabes qué es la 5 alfa reductasa aquí se explica detenidamente. Además de vía oral existen tratamientos tópicos en loción o práctica médica como la microinyección. Vía oral y vía tópica puede actuar conjuntamente.

Otros fármacos antiandrogénicos que actúan evitando el proceso de afinamiento de los folículos pilosos son el acetato de ciproterona, la espironolactona o la bicalutamida.

3. Nutrientes para el cabello

Un remedio natural para la caída del cabello es acudir a sustancias nutritivas que suplementan los déficits de determinados elementos esenciales para la salud del cabello:

  • Vitamina H o biotina. Actúa como calmante en la raíz y ayuda a regenerar la fibra capilar. Y por ello favorece el crecimiento del pelo.
  • Hidrolizados de proteínas: la queratina es la más conocida. La cistina y metionina son aminoácidos azufrados que intervienen en síntesis de queratina y proteínas asociadas y actúan como antioxidantes.
  • Inhibidores de la 5 alfa reductasa. Regulan los niveles de hormonas androgénicas que en exceso provocan la pérdida de pelo. Y actúa como antioxidante y protector del cuero cabelludo.
  • Antiradicales libres: Vitamina E.
  • Oligoelementos: Zinc, Selenio y Cobre.

En nuestra contamos con expertos en nutrición que pueden asesorarte y encuentres los mejores nutrientes para el pelo.

Consejos para mantener un cabello sano

Hay que tener muy presente que tener un pelo sano es fundamental. Es la mejor forma de prevenir la caída del pelo. Cada cabello está en una fase del ciclo de vida y, por tanto, no hay un ritmo homogéneo. Es más, la caída de entre 80 a 100 cabellos al día es normal.

Hay enfermedades sistémicas que provocan alopecia y, que por tanto, deberán tener un tratamiento acorde y específico a la enfermedad. Pero sobre todo hay que estudiar la causa de la caída del cabello para poder tratarlo con el producto o combinación más adecuada. Cualquier error en esta fase puede llevar al traste un tratamiento exitoso.

La recuperación al ciclo normal de vida es lento y, por tanto, hay que ser muy constante con los tratamientos. Es importante tener una alimentación sana y hábitos de vida saludables para mantener la integridad tanto del cuero cabelludo como de la fibra capilar.

La alopecia femenina también suele tener su propia idiosincracia. Los niveles de hierro en el caso de la mujer es causa frecuente de caída de cabello. Pero la alopecia en mujeres también puede tener otros problemas añadidos. Algunas prácticas puede dañarlo. Por ejemplo después de lavar el cabello se debe utilizar el secador a temperatura baja. Debe evitarse fuentes de calor agresivas como planchas. No utilizar productos químicos agresivos es muy recomendable. El cuero cabelludo es una prolongación de la piel del rostro y debemos mantener su integridad para que en el esté bien anclado el bulbo piloso. Evitar llevar coleta o moño apretado que mantenga en tensión el pelo también puede ayudar.

El objetivo de la fotoprotección es el de prevenir el daño que ocurre en nuestra piel como consecuencia de la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Este aspecto cada vez es más importante ya que la incidencia del cáncer de piel sigue aumentando cada año. Asimismo, hoy también se sabe que el 80% del envejecimiento prematuro de la piel está asociado a la exposición crónica a la radiación tanto UVB como UVA.

Ambos tipos de radiación pueden afectar tanto a nuestro ADN como a las células de nuestra piel. Por ello, una fotoprotección diaria que contemple el uso de fotoprotectores frente a la radiación UVB y UVA es fundamental. Y sobre todo si queremos prevenir la aparición de manchas en la piel.

¿Cómo podemos identificar la protección frente a la radiación UV-B y UV-A en un fotoprotector?

Radiación UV-B y el Factor de Protección Solar

Lo primero que hay que tener en cuenta cuando se habla del Factor de Protección Solar (FPS), es que es uno de los parámetros que determina la eficacia de un fotoprotector para proteger frente al eritema, pero OJO, la fotoprotección no sólo nos protege del eritema. El FPS nos indica el número de veces que el fotoprotector aumenta la capacidad de defensa natural de la piel frente al eritema o enrojecimiento previo a la quemadura, por lo que nos dará información principalmente sobre la protección frente a radiación UVB.

Para calcularlo, se determina (en piel sin proteger y piel protegida con un fotoprotector) la dosis eritemática mínima (DEM), que representa la dosis menor de radiación ultravioleta capaz de producir el primer enrojecimiento perceptible. Por tanto, el FPS se define como el cociente entre dosis eritemática mínima de la piel protegida con un fotoprotector y dosis eritemática de la piel sin proteger.

La evaluación del FPS para un mismo producto muestra una variabilidad cuando se evalúa en diferentes laboratorios de investigación. Factores como la fuente de radiación utilizada, la evaluación visual del eritema, la aplicación uniforme del producto y su forma galénica, así como la tipología del individuo y la experiencia del evaluador juegan un papel en esta variabilidad.

El nivel de protección se divide en diferentes categorías: protección baja (entre 6-10), media (entre 15-25), alta (entre 30-50) y muy alta (> 50+). Dependiendo del nivel de FPS la protección podría durar varias horas. Sin embargo, es fundamental aplicar una cantidad de 2mg/cm2 entre 15 y 30 minutos antes de la exposición solar y reaplicar con frecuencia el fotoprotector, especialmente si transpiramos, nos bañamos o secamos, esta reaplicación debe ser al menos cada 2 horas (2mg/cm2) ya que la mayoría de las veces las personas no se aplican la cantidad adecuada de producto.

El FPS más adecuado varía en función del fototipo de piel (I-VI) y del índice ultravioleta (UVI).

El índice ultravioleta (UVI) es la estimación máxima de radiación UVB al mediodía, clasificándose en:

  • Radiación UV baja (<2).
  • Media (3-5), alta (6-7).
  • Muy alta (8-10).
  • Extrema (>11).

El UVI se ve modificado en función de la altitud, nubosidad, latitud, índice de reflexión del suelo, estación del año, mes y día de la exposición solar.

La tabla muestra el FPS recomendable según el fototipo y UVI*.

La importancia de la fotoprotección 1

*Recomendaciones orientativas para población general (determinados perfiles de personas deben evitar o limitar  la exposición solar)

Por ejemplo, una persona de piel clara (fototipo II) que se expone a las 12:00 h de la mañana del mes de junio, estando a nivel del mar y donde el UVI fuera 6, sería recomendable la aplicación de un fotoprotector con SPF 50 y reaplicarlo cada 2 horas.

Radiación UV-A y protección frente al fotoenvejecimiento

Es importante señalar, que la radiación UVA está presente a lo largo de todo el año y que sus efectos en la piel se suelen expresar como manchas (hiperpigmentaciones) o como otros signos de fotoenvejecimiento como las arrugas o la flacidez. Además, estos signos son especialmente visibles en áreas específicas del cuerpo, como lo es la cara, las manos o el área del escote, ya que son áreas que tienen una mayor exposición a la radiación UV a lo largo del año.

Por ello, es recomendable una fotoprotección diaria (particularmente en la cara) durante los 365 días del año, y que además de protección UV-B, incluya protección frente a la radiación UVA. Por lo anterior, es importante que busques el signo UVA en el envase al elegir tu fotoprotector, sólo así podrás asegurar la protección de tu piel frente a los UVA.

Este signo estará incluido en el envase siempre y cuando el fotoprotector tenga una protección frente a los UVA de al menos un tercio de protección UVB declarado (según las recomendaciones de la Comisión Europea, Septiembre 2006).

Por ejemplo, un fotoprotector que tenga en su etiquetado un FPS de 30, si además el etiquetado también incluye protección frente a UVA, se entendería que dicho fotoprotector tendría un factor de protección UVA como mínimo de 10.

Luz azul y efectos sobre la piel

Como un punto adicional, señalar que cada vez existe más información en relación con los efectos de la luz azul en la piel. La luz solar también es la principal fuente de luz azul, y estar al aire libre es la forma en que nos vemos expuestos a ella. No obstante, también hay otras fuentes artificiales de luz azul (lámparas LED, televisores de pantalla plana, entre otros).

En los últimos años, diversos estudios clínicos han demostrado que la luz azul (que es el espectro de la luz visible que más se acerca a la radiación UV) a dosis importantes, causa manchas (hiperpigmentaciones) en la piel. Sin embargo, este efecto solo se ha observado en pieles más morenas (es decir, en fototipos iguales o superiores a III, según la escala llamada Fitzpatrick).

Comparado con las manchas ocasionadas por la radiación UV, la luz azul genera unas manchas más duraderas en el tiempo y por un mecanismo diferente. La relevancia de este descubrimiento ha llevado a que algunos fotoprotectores ya presenten protección frente a la luz azul.

En conclusión

Una exposición prolongada y sin la protección adecuada puede generar daños en la piel tanto a corto (quemaduras) como a largo plazo (fotoenvejecimiento o cáncer de piel). Es por eso que el uso de una fotoprotección diaria y continua es un elemento clave para poder disfrutar de los efectos positivos del sol durante todo el año y prevenir, al mismo tiempo, el daño solar en nuestra piel. Además, hay que recordar la importancia de evitar la exposición solar en las horas centrales del día, así como el uso de medidas físicas de protección (ropa adecuada, sombreros de ala ancha o gorros, gafas de sol) de manera conjunta.

Recordar, es muy importante utilizar un fotoprotector solar adecuado según las características individuales y las circunstancias de cada momento.

La situación que estamos viviendo a raíz del coronavirus ha generado un cambio profundo en la manera en la que vivimos. Y en este sentido, conciliar el sueño en cuarentena es a veces complicado. Este cambio forzoso en nuestro estilo de vida ha generado en muchas personas problemas relacionados con el insomnio y la ansiedad, dos trastornos que se encuentran íntimamente relacionados. Leer más

Después de más de 20 días de confinamiento, seguramente tus canas y el tono natural de tu cabello estarán resurgiendo progresivamente en el día a día. En este post vamos a tratar de algunos aspectos sobre cómo teñirse el pelo en casa dando unas pequeñas indicaciones importantes como elegir el tinte adecuado como consejos sobre su aplicación, duración y algunas otras curiosidades que te resultarán muy útiles. Leer más

Reducir la ansiedad de forma natural en estos momentos puede ser una forma de llevar mejor el aislamiento. La irrupción del famoso coronavirus nos ha cogido a todos por sorpresa, por no utilizar otros calificativos más contundentes para describir la situación actual. Leer más

El envejecimiento, además de por motivos genéticos y por nuestro propio metabolismo (envejecimiento intrínseco), está producido por la exposición a factores ambientales que nos agreden a diario (envejecimiento extrínseco), entre los que destaca la exposición a la radiación solar, sin olvidar otros agentes como la contaminación, el tabaco, etc. Leer más

Existen una gran cantidad de factores que actúan negativamente en el estado de nuestra piel. El envejecimiento crónico y sobre todo la exposición prolongada a los rayos del sol están relacionados con la aparición de manchas en la piel. Aunque en ocasiones tan solo afecta al aspecto estético, en otras pueden llegar a convertirse en un problema de salud. Leer más

Sentirse guapa y atractiva es siempre importante. El trabajo, la casa, comidas familiares, de empresa, salidas de compras… La vorágine puede causar estragos en nuestro organismo. Y sobre todo en nuestra piel. Recuerda que el estrés es uno de los principales enemigos para la piel. Por tanto, vamos a repasar los mejores consejos de belleza que pueden sernos de gran ayuda. Leer más

Seguramente hayas escuchado mucho hablar sobre qué es el ácido glicólico y para qué sirve. Son muchas las preguntas que surgen al respecto. En este artículo trataré de dar un poco de luz al respecto. Leer más

Tener las defensas del organismo a pleno rendimiento es la mejor forma de combatir cualquier situación anómala. Y en este sentido, los probióticos cumplen una función esencial en nuestro organismo. Pero qué son los probióticos y para qué sirven, cuál es su función. Los probióticos se definen como: “microorganismos vivos que cuando se administran en cantidades adecuadas confieren un efecto beneficioso a la salud del hospedador”. Leer más