Reducir la ansiedad de forma natural en estos momentos puede ser una forma de llevar mejor el aislamiento. La irrupción del famoso coronavirus nos ha cogido a todos por sorpresa, por no utilizar otros calificativos más contundentes para describir la situación actual.

Lo cierto es que el miedo se ha apoderado de muchas personas y hemos ido a los supermercados a llenar nuestras neveras, despensas y quizás alguna habitación más de nuestra casa. Y ahora que estamos en cuarentena la situación puede llegar a superarnos. El día a día ha cambiado de tal manera que la ansiedad puede incrementarse.

Cómo reducir el estrés y la ansiedad, enemigos de la salud y de nuestra piel

Hay que recordar, que alimentación y salud están directamente relacionados. Y una mala praxis puede afectarnos de forma negativa en nuestra salud, y también, en nuestra piel. De hecho el estrés es un de los grandes enemigos de la salud y por extensión también de la piel. En solo unas semanas podemos perder todo el trabajo que hayamos realizado previamente. No hace mucho hablábamos de cómo cuidar nuestra piel y señalábamos al estrés como uno de nuestros grandes enemigos.

Ante esta situación excepcional veamos algunas pautas para una alimentación saludable incluso en plena fase del coronavirus. En estos momentos también entra en juego la ansiedad. Es más, los expertos hablan de que una vez pasada la primera semana de encierro es cuándo los problemas de ansiedad pueden empezar a aflorar con más virulencia.

Y qué mejor que contar con una alimentación contra la ansiedad y la depresión que pueden resultarnos de gran ayuda. Es muy normal que al pasar mucho tiempo en casa las visitas a la cocina sean muy habituales. Siguiendo las pautas de Cinfa para evitar ese picoteo os recomendamos esta serie de alimentos que calman la ansiedad como:

    • Infusiones calientes. Hierbas como la tila, manzanilla, melisa, caléndula o la valeriana son ideales para reducir la ansiedad de forma natural y evitar al mismo tiempo el picoteo.
    • Fruta. La fruta puede ser nuestro gran aliado. La naranja con toda su vitamina C o frutas como el plátano o los arándanos pueden ser buenos en estos momentos. Además podemos tomarla de muy diferentes formas, haciendo pequeños cócteles de frutas.
    • Chips de verduras. Aquí os dejamos hasta cuatro formas de preparar verduras de una forma sabrosa.
    • Crudités de verduras. Otro sencillo truco para picar entre horas o antes de las comidas. Aquí tienes otro ejemplo de cómo prepararlas.
    • Los lácteos. Otro de nuestros aliados. Leche, yogures, quesos… eso sí, evitando siempre el azúcar.
    • Caldos desgrasados. Los caldos pueden ser también un gran aliado. Elimina o reduce la grasa y tendrás una buena forma de combatir la ansiedad de forma natural.
    • Las legumbres son también ideales para aportar fibra al cuerpo.
    • Evita los alimentos precocinados. Si algo bueno tiene el quedarse en casa es que podemos recuperar viejas costumbres. Prepara platos con ingredientes naturales y evita los precocinados.

Pautas para reducir la ansiedad

Pero si la alimentación juega un papel importante en nuestra salud no es menos importante seguir algunos consejos para calmar la ansiedad. El estar en casa todo el día no significa que tengamos que dejar de lado los hábitos saludables. Por supuesto que es más difícil, pero no por ello imposible. A continuación repasamos algunos consejos para combatir la ansiedad:

  • Hidratarse. Beber agua es la mejor forma de ayudar al cuerpo. Eso sí, evita tomar bebidas y refrescos con azúcar.
  • Realiza ejercicio. En casa también se puede realizar ejercicio físico. Una, dos o varias veces al día realiza ejercicio físico. Incluso si te pones una pauta mejor. Y si tienes niños, haz ejercicio con ellos. Ayudará a calmar la ansiedad.
  • Descansa bien. El hecho de realizar ejercicio físico nos ayudará también mejor a la hora de conciliar el sueño.

Con todos estos consejos lograremos crear un escudo para que nuestra salud y nuestra piel se deteriore. Combatir la ansiedad y el estrés está en tu mano y como ves no es tan complicado.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *