El exceso de información provoca en muchas ocasiones desinformación. Y es lo que ocurre con el tema de la fotoprotección. Muchas verdades a medias que provocan que el usuario final no sepa muy bien como actuar. Pero vayamos por partes. La primera gran verdad es que la luz del sol es importante. Pero ¿porqué es importante la luz solar para el ser humano? Pues sencillamente porque ayuda a gestionar los ritmos vitales, nos dice cuándo debemos estar despiertos y cuándo dormir. Parece obvio pero así es. Es esencial para regular nuestro ritmo. Y el descanso en las personas es fundamental, sobre todo si quieres estar guapa. Y el sol, además de regular los biorritmos ayuda al organismo a sintetizar la vitamina D.

Dicho esto vamos a dar respuesta sobre algunos mitos sobre protección solar que circulan de boca en boca y que parecen verdades sin discusión posible. Y no siempre es así. Algunas afirmaciones, otros mitos y sobre todo muchas medias verdades que se convierte en mentiras.

Pero respondamos ya a esos falsos mitos sobre fotoprotección que circulan por ahí de boca en boca y sin control.

Tomar el sol es bueno para los huesos

La respuesta es un sí, pero cuidado. La luz solar ayuda al cuerpo a absorber mejor la vitamina D que a su vez es buena para mantener los huesos fuertes. Claro que esta afirmación de que el sol es bueno para el cuerpo tiene sus limitaciones. Si nos pasamos tomando el sol tendremos más problemas que beneficios. Entonces ¿cuánto tiempo es recomendable tomar el sol? Para las zonas del cuerpo que normalmente llevamos descubiertas, es decir manos, brazos y cara, es suficiente con diez minutos en verano. En invierno tendríamos suficiente con media hora. Es cierto, que también hay que tener en cuenta la estación del año y la zona en la que vivimos.

Es malo tomar el sol a través del cristal

No es que sea malo. Simplemente que limitamos las bondades de la luz solar. Los cristales retienen la parte del espectro luminoso útil para la síntesis de vitamina D.

¿Los fotoprotectores resistentes al agua funcionan?

Seguramente te hayas preguntado si los fotoprotectores resistentes al agua no se pierden al bañarse. En realidad todos los fotoprotectores se pierden con el baño. Eso sí, las pérdidas son mínimas en algunos de ellos. Por ejemplo si es water resistant tiene una capacidad protectora tras 40 minutos de inmersión en el agua. Si es water proof tiene una capacidad protectora después de 80 minutos.

Pero deberíamos ser conscientes que existen más factores, además del agua, por la que la crema pueda perder su capacidad protectora: sudoración, el secado de la toalla, el roce con la ropa, la fricción con la arena,… Por ello se aconseja aplicar el protector solar cada 2 o 3 horas en la exposición prolongada.

Los fotoprotectores para niños sirven para adultos

Otra duda recurrente en muchos adultos. Seguramente en más de una ocasión se te haya olvidado tu fotoprotector o simplemente quieres ser práctica y llevar menos peso en la mochila. La única realidad es que los niños necesitan un fotoprotector específico. La piel del niño tiene unas características especiales que la hace más vulnerable frente al sol. El estrato córneo es más delgado en los niños. La melanogénesis la tienen menos desarrollada además de tener una defensa más limitada frente a radicales libres.

Si quieres saber cual es el mejor fotoprotector para niños deben contener preferentemente filtros físicos, evitando filtros químicos que puedan generar alergias por contacto.

En casos de necesidad se puede utilizar la crema solar infantil para adultos o viceversa. Eso sí hay que tener muy pero que muy en cuenta que la diferencia en la relación superficie/peso entre un niño y un adulto hace que un mismo producto, en un niño alcance concentraciones 3 veces superiores a las de un adulto, con el consecuente riesgo de alergia. Eso significa que deberías utilizar menos cantidad de crema fotoprotectora en el niño que en el adulto.

Los protectores solares caducan y pierden su eficacia

Suele ser muy habitual que al inicio del verano nos encontremos con alguna crema abierta del año anterior. Y nos surge la duda sobre la caducidad de las cremas solares. Para que el factor de protección siga siendo el correspondiente al indicado en el envase, una vez abierto no debe utilizarse la temporada siguiente. Hay que consultar el periodo de conservación del producto que viene indicado en el envase. Además, durante el verano, el fotoprotector se expone a condiciones extremas que pueden alterar la estabilidad del producto.

Para evitar la pérdida de eficacia de una crema solar se fabrican en tamaño adecuado para que sea consumido durante un periodo breve de tiempo. El problema es que nos ponemos menos cantidad de la que normalmente corresponde y, por tanto, en envase dura más de lo previsto.

Autobronceadores, opiniones

Capítulo a parte merecen las llamadas cremas autobronceadoras. En los últimos años se han puesto muy de moda. Su bajo precio y que estén al alcance de todos en grandes supermercados ha ayudado mucho. Pero realmente ¿son malos los autobronceadores? La respuesta es que no. No son malos. Pero tienen un problema, un gran problema, y es que no nos protegen de la radiación UV. Simplemente colorean las capas superiores de la piel debido a la acción de la DHA. Y hay que recordar que proteger la piel en verano es fundamental. Evitaremos males mayores.

El bronceado por lámparas UVA, ¿bueno o malo?

Ocurre exactamente lo mismo que con los autobronceadores. No es que sean buenas o malas, es que no nos van a proteger del sol. También puede ocurrir que al vernos morenas o morenos creamos que ya no necesitamos ponernos cremas bronceadoras.

¿Qué protector solar pueden usar las embarazadas?

Lo que debes saber es que los fotoprotectores están contraindicados en embarazadas. Las mujeres embarazadas deben extremar la protección frente al sol para evitar quemaduras solares y cloasma. Pero en caso de que quieran tomar un poco el sol ¿qué protector solar pueden usar las embarazadas? Es posible que el fotoprotector contenga antioxidantes como la vitamina A que actúan bloqueando radicales libres y reparando el daño celular. Eso ha llevado a confusiones con la vitamina A ácida que sí está contraindicada en el embarazo.

La mascarilla quirúrgica protege del sol

Las mascarillas quirúrgicas evitan durante un periodo corto de tiempo la propagación del virus si lo tenemos, pero no protege de forma eficaz si alguien cerca de nosotros con coronavirus tose o estornuda. Estas mascarillas están compuestas por tres capas, la de dentro y la de fuera son de poliéster y la central de polipropileno. Y dicho sea de paso no se ha demostrado que sean eficaces para proteger a nuestra piel frente a la radiación solar.

En el mercado hay una prenda de ropa que cubre el rostro usada por deportista de montaña y otras prácticas al aire libre que están diseñadas para proteger frente la radiación solar pero que, por el contrario, no hay estudios que demuestren que protege ni evita la propagación del coronavirus.

Por tanto, debemos proteger nuestra piel del rostro con el fotoprotector para evitar quemaduras y prevenir consecuencias de mayor gravedad a largo plazo.

Estar moreno es sinónimo de salud

Estar bronceado no es sinónimo de salud si no más bien todo lo contrario. La piel tiene un mecanismo de defensa que evita que se queme a través de los melanocitos. Estas células son las responsables de pigmentar la piel frente a la exposición continuada al sol y así, evitar que se queme. La quemadura solar es el paso que precede al cáncer de piel que cada día tiene más incidencia en nuestra sociedad.

El protector solar hay que ponerlo media hora antes de la exposición

Otra gran mentira. El protector solar es efectivo desde el momento que se aplica sobre la piel en la cantidad suficiente. Ahora bien, alcanza su máxima actividad a partir de los diez minutos de su aplicación. Se aconseja poner antes de salir de casa, volver a aplicar una vez llegamos y volver a poner cada dos horas y/o cada vez que salimos del agua.

Dicho todo esto también recomendamos que leas este completo artículo sobre protección solar con el que evitarás cualquier duda al respecto. Ahora cada vez que escuches alguna de estas frases podrás discutir con argumentos todos los mitos sobre protección solar que circulan por ahí.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *